«El plan divino», la nueva película de Víctor Laplace

«Se puede hacer humor con temas incómodos»

El actor y director tandilense estrenó ayer «El plan divino», la nueva película que dirige y lo tiene como protagonista junto a otro local, Javier Lester, y Gastón Pauls.

Laplace, presidente honorífico del Tandil Cine, llegará el domingo 24, para compartir con el público local la presentación de esta película que integra la sección Proyecciones Especiales del Festival.

¿Por qué elegiste Misiones como locación para la película?

Conseguimos una coproducción. Es importante destacar el desarrollo federal y la existencia de políticas públicas audiovisuales como las que hemos logrado con Iguazú: ellos entraron en la producción de película con un porcentaje, proveyendo de alojamiento, comida, traslados y otros recursos imprescindibles durante el rodaje. Hace casi dos años trabajé como actor quedé muy amigo de Productora de la Tierra, una cooperativa de trabajo donde todos hacen todo…eso me terminó de definir.

Por otra parte, en el pueblo se generó una pequeña «revolución», por saber qué estaba pasando ante la presencia de algunos actores conocidos. También quiero destacar que contamos con el apoyo de la intendencia y de toda la comunidad… lo que siempre pasa cuando te movilizás y salís de Capital Federal.

¿Por qué elegiste a Javier Lester para uno de los protagónicos?

A Javier lo conozco desde muy chiquito, fue creciendo y asistí a su evolución como actor y como artista. Trabajó conmigo en una película anterior, «La mina» donde ya encarnaba un rol protagónico. Lo vi actuar en teatro y no tuvo inconveniente en integrarse al mundo del cine. He trabajado con su papá, Julio Lester, con quien hemos hecho teatro juntos y hemos salido de gira con «El acompañamiento».

La familia Lester es mi segundo hogar en Tandil. No obstante, ésa no fue la razón por la que elegí a Javier, sino por su capacidad de trabajo: trato de elegir actores como él, que crecen, evolucionan y proponen.

Como director ¿te debías una incursión en el género humorístico?

No, no me lo debía. Pero encontré una película donde manda la comedia, ésa fue la intención que me motivó a hacerla. El humor es una herramienta para indagar en temas complejos e incómodos y la risa se convierte en un gran elemento de reflexión. Esta historia es el gran pretexto para contar en estos términos.

El acento está puesto en dos jovencitos huérfanos quienes, de grandes, juegan lo que no pudieron jugar de chicos. Hace unos años, hice un documental sobre la vida de Monseñor Angelelli: me gustó mucho hacerlo pero, demás está decir, carecía de humor porque reconstruía las circunstancias confusas en las que murió. De hecho, siempre se dijo que había sido un accidente, sin embargo, pudimos demostrar junto con Fernando Spiner que había sido un atentado.

«El plan divino» es una comedia que recorre algunas cuestiones referidas a la Iglesia, pero ratificando una de mis creencias más importantes en relación al cine: se puede hacer humor con temas complejos.

La película

Basada en una obra de teatro «Niños expósitos», de Rafael Bruza-, «El plan divino» cuenta la historia de Eustaquio y Heriberto, aspirantes a cura quienes asisten al anciano padre Roberto, párroco a cargo de una iglesia en un pueblito misionero. Ambos son huérfanos que fueron criados por el propio cura al que ahora deben cuidar. A pesar de esa vida compartida, Heriberto y Eustaquio están lejos de sentir cariño por su benefactor y acaban de recibir una notificación del obispado en donde se les anuncia que muy pronto serán ordenados sacerdotes. Heriberto está enamorado de una feligresa…el sacerdocio no sería para él. Para Eustaquio la ordenación representaría el trasladado a otra parroquia, ya que mientras el padre Roberto esté con vida ese lugar le pertenece.