40 años haciendo cine, del otro lado del Atlántico

El documentalista y realizador Alberto “Beto” Gauna nació en Tandil: “para mí, el mejor sitio del mundo, en mis recuerdos y ahora con la perspectiva del tiempo… es mi lugar mágico”, señala en la presentación de su web oficial. Siendo muy joven, obtuvo una beca para estudiar cine en Buenos Aires, financiado por el Fondo Nacional de las Artes. Hace 42 años reside en Europa, sin embargo, Tandil sigue siendo cotidiano para él: vuelve cada vez que puede, de hecho, fue testigo presencial del nacimiento del Tandil Cine, cuando en la clausura de aquella primera edición (2001) se proyectó su obra “Cerro de Leones”.

“Nunca se deja de ser del lugar donde están las raíces, de lo que viví durante la adolescencia, que fueron las experiencias que más me marcaron, en aquellos años tan difíciles por los que atravesaba nuestro país”, cuenta en una entrevista que brindó, durante un alto de su labor como jurado del Festival.

“Me gusta volver a Tandil no sólo físicamente: he regresado con proyectos y, por supuesto, con mis películas”.

De hecho, “Malón blanco” se proyectó el año pasado en Espacio INCAA UNICEN

Exacto y durante esta edición del Festival forma parte de la sección “Cine y comunidad”, lo cual me permite la posibilidad de encontrarme con un público de alumnos (ES 15). El destino inicial de este documental era una tesis sostenida en una historia muy larga que tiene de base los hechos sobre Tata Dios. Atesoré la idea de realizar este documental desde que me fui a Europa, desde que estrené “Cerro de Leones”  y, durante muchos años desarrollé un guión de ficción que no se pudo hacer desde ese género: era una película cara, se me iba de las manos para hacerla de manera independiente.

Sin embargo, el formato documental resultaba más accesible, de modo que con un equipo de productores con los que trabajo en Málaga (España) definimos dar ese giro; realizamos las entrevistas, entre las cuales se encuentran las de Hugo Nario, Daniel Pérez, Juan José Santos (investigador de CONICET) y otras…quería un acercamiento bastante minucioso por parte de los que habían estudiado el tema. Como es una película que quedó bastante compleja sólo ha realizado un recorrido por festivales etnográficos…es una hora indagando sobre milenarismo mesiánico.

Para Tandil, la historia de Tata Dios no pierde vigencia, siempre se renueva el interés…

Sí, está muy ligada al origen de esta ciudad y mi obra se ha nutrido de la historia de mi ciudad, aunque, desde hace un tiempo, han surgido otras temáticas y durante mi charla en Facultad de Arte (Oficios del Cine) voy a mostrar fragmentos de ese material.

¿De qué se tratan esas nuevas búsquedas?

Recientemente, hemos terminado un documental sobre la obra de Adriano, el emperador romano nacido en Andalucía, en la ciudad de Itálica. Él fue quien consolidó la expansión del Imperio romano; fue un férreo defensor de la cultura griega, de su arquitectura…un fuera de serie. En este documental -que no dirijo- me he dedicado a hacer los primeros contactos para un equipo de jóvenes realizadores (algunos fueron alumnos míos) y a la etapa de postproducción. Hace unos pocos días, me avisaron que fue comprado por History Channel, con lo cual se asegura una excelente llegada en canales de primera línea y el dinero suficiente para seguir trabajando en otros proyectos que ya tienen en carpeta.

También trabajo con temáticas sociales: ya hemos realizado cuatro documentales para Caritas España, que tienen carácter alimenticio y que alcanzan una difusión gigante a través de la Iglesia.

Finalmente, estoy trabajando sobre un guión de la historia de las fosas, basado en los fusilamientos másivos del 36, en Málaga: sobre una población de 20000 habitantes, fusilaron a 4700. Es la fosa más grande de Europa, más que la balcánica y apenas se han identificado 1700 cuerpos.

Fuiste testigo de diferentes momentos en la vida del Tandil Cine, ¿cómo lo encontrás?

Muy bien: el Festival está maduro y creo que es un acierto estimular las proyecciones fuera del radio céntrico, llevarlas a los barrios, a otros escenarios. Por otra parte, este año, la selección de las películas en competencia es muy buena, cine hecho por jóvenes, con temas muy actuales de esta Argentina.