Mariano Bertolini: “El cine es un espejo de la realidad”

El actor dialogó con Tandil Cine sobre su paso por ediciones anteriores, a pocos días del comienzo del 16º festival.

¿Cómo fue la experiencia de participar en las ediciones anteriores?

La primera vez participé como jurado…una experiencia maravillosa porque, tanto en la programación como en el concepto del festival pude ver films y documentales que usualmente no tenés acceso en las salas comerciales. Eso me suma como actor y realizador, pero también como espectador.

El festival es un espacio donde el público se conecta con audiovisuales que no son comunes y corrientes, que plantean una mirada más abarcativa, realidades diferentes: el cine tiene que ver con eso, con el espejo que nos pueda mostrar la realidad para replantearnos la vida y ver de qué manera estamos viviendo.

Por otro lado, encontré un gran corazón detrás de toda la organización, gente dedicada y muy comprometida, que trabaja de una manera muy honesta. Eso se percibe y es lindo vivirlo. Los festivales tienen ese espíritu y, en épocas donde se rema contra la corriente para que la cultura siga multiplicándose, es muy valorable.

 

¿Qué podrías destacar de Tandil Cine con respecto a otros festivales?

Hay festivales de distinta envergadura de programación, de planteo, de estructura de cantidad de películas, etc.. Lo que tiene de especial es que hay cierta sinergia de gente muy predispuesta, que ama el cine y que realmente vive el cine como una forma de vida: el festival aglutina esa pasión. En el Tandil Cine se genera una magia que quizás no sucede en otros: queda muy buena relación después del festival, hay buen trato, por eso destaco la importancia del factor humano, y uno se siente parte. Hay una apertura de puertas en el sentido humano y profesional.

El festival ha crecido un montón, es cada vez más grande, pero sigue teniendo esa particularidad de cercanía, donde enseguida te sentis dentro de esa historia.

¿Por qué considerás que hay que apostar al circuito de festivales nacionales?

Porque es súper valioso que crezcan, y no sólo se cruza el factor artístico, sea un festival, sea una película, se ponen en juego un montón de otras cosas, se cruzan factores humanos, hoteles, gastronomía, etc, y el festival es un aporte a una determinada región que nuclea una determinada cantidad de películas para que pueda ver la gente. Es un hecho súper importante porque nos da accesibilidad, y tenemos que tomar conciencia de que esos actos son realmente los que transforman la realidad, la vida, la forma de vivir y las personas. Porque no nos nutrimos sólo de números, hay otras cosas que aportan alimento espiritual y realidades distintas.

Es más que admirable que en la realidad del país se lleven adelante este tipo de festivales, cuando muchos proyectos por presupuesto se bajan. Es un ejemplo de autogestión y de lucha.

 

El 16º Tandil Cine dará comienzo el viernes 19, a las 20, con la ceremonia de apertura y la proyección de la película “Mi obra maestra”, en Espacio INCAA UNICEN (Yrigoyen 662).

Retiro de entradas

Cabe recordar que todas las proyecciones y actividades paralelas del 16º Tandil Cine son con entrada libre y gratuita. Las entradas están sujetas a la capacidad de la sala y se retiran media hora antes de cada función.

Para la ceremonia de apertura  y proyección de “Mi obra maestra” -viernes 19, a las 20, en Espacio INCAA UNICEN- las entradas comenzarán a entregarse el jueves 18, de 18 a 20, en boletería de la sala (Yrigoyen 662).