Un nuevo espacio, el ESPACIO

Este Espacio INCAA, vale decirlo, es “doblemente” nuestro. En principio porque forma parte de un programa inclusivo como es el que se lanzó en marzo de 2004 en todo el país con el propósito de garantizar la exhibición de las producciones cinematográficas argentinas. Pero también tiene que ver con la propia historia tandilense ya que es un auditorio que funciona en una institución pública como es el Centro Cultural de la Universidad Nacional del Centro y donde se realizan múltiples actividades.

Por otra parte el lugar tiene sus raíces en lo que fuera una sala comercial  llamada Alfa donde se realizaron exhibiciones entre 1976 y 1994 (Antonio y Cleopatra la primera, Titanic, la última) como apéndice de un club tradicional como Ramón Santamarina que perdió su sede  social, aunque su participación deportiva continúa.

Las instalaciones fueron adquiridas por la UNICEN y el auditorium Alfa siguió vigente para diversas propuestas culturales. En 2006 se reacondicionó la sala de proyecciones incorporándose una nueva máquina de 35mm, hasta que la aparición del sistema digital terminaría años después con su lógico desplazamiento. Algo estaba claro: no iba a desaparecer como sala de cine y fue por eso que esta plaza resultó prioritaria a la hora de generarse los espacios INCAA con nueva tecnología.

Inaugurado oficialmente el 15 de febrero de 2014 con la presencia de autoridades nacionales, hoy luce en su mejor forma ya que además de los equipos de proyección se restauró todo el lugar con la inclusión de moderna pantalla y butacas nuevas, con capacidad para 400 personas

Esa es la sede del Tandil Cine, como ya lo venía haciendo desde hace tiempo pero esta vez integrando un espacio de la comunidad cinéfila con un marcado compromiso social